Una huella positiva de tu amor – Mamá por primera vez

Una huella positiva de tu amor

Es muy importante demostrar tu cariño como mamá o papá, pero el mayor legado de afecto tiene que ver con una disciplina positiva y consciente que marque límites.

Cuando se habla del amor de los padres a los hijos, muchas veces nos referimos al sacrificio y esfuerzo que realizamos para darles lo mejor y construirles un futuro seguro con bienestar. Lamentablemente, muchos de estos conceptos suelen estar más bien relacionados con bienes y necesidades materiales, y ese porvenir seguro que proyectamos a veces no contempla la calidad y cantidad de tiempo que podemos dar a nuestros pequeños.

El vínculo que desarrollemos con nuestros hijos es clave para su autoestima, sobre todo porque nuestra relación con ellos es la primera que entablan en la infancia temprana. De ahí que tenemos una gran responsabilidad de que estos lazos sean sólidos y significativos, pues de éstos dependerá que dejemos una marca positiva en sus vidas.

Lo fundamental: lograr que nuestros hijos se sientan amados simplemente por el hecho de existir. Sus acciones pueden llegar a enfadarnos o desesperarnos, por lo que es importante aprender a diferenciar entre su comportamiento y su persona.

La disciplina positiva y la disciplina consciente proponen una serie de herramientas basadas en el respeto y el amor, para dar a los niños una contención sin una descalificación que incida en el desarrollo de su autoestima. Sin embargo, con esta idea no debemos caer en el extremo opuesto, donde nuestras actividades diarias —que nos dejan poco tiempo para la convivencia— nos lleven a demostrarles nuestro “cariño incondicional” con una serie de obsequios y en el cumplimiento de los caprichos más absurdos, que lejos de mejorar la calidad del tiempo que pasamos con ellos, deterioran y desvirtúan la relación.

Empatía, límites y respeto para mostrar amor

De acuerdo con el modelo educativo de la disciplina positiva, no hay mejor forma de mostrar el amor hacia nuestros hijos que marcarles límites sanos de forma respetuosa y cariñosa, pero contundente, lo cual promoverá seres humanos plenos con habilidades emocionales y sociales que les permitirán relacionarse exitosamente durante su vida actual y adulta.

Este tipo de educación propone un punto medio entre el estilo autoritario y el extremo de ser muy permisivos. En este tipo de disciplina no se contemplan los castigos; cuando los límites marcados con anterioridad se transgreden, los padres deben aplicar consecuencias naturales y adecuadas, que permiten dar al niño la oportunidad de tener un papel más activo, fortaleciendo su autoestima y autoconfianza, especialmente si se da prioridad a la comunicación a través del diálogo.

Es importante que como papás entendamos que los límites son necesarios para los niños. Nuestros hijos deben aprender que existen actitudes y conductas que pueden poner en riesgo su propio bienestar y el de otros. Es nuestra convicción y la confianza con que transmitamos esta información lo que promoverá que los niños eventualmente la acepten y la apliquen en su vida diaria.

Otro aspecto clave para fomentar una buena relación con nuestros hijos es tratarlos con dignidad y respeto. Si bien nosotros como adultos tenemos la experiencia suficiente para saber qué es lo mejor para ellos, es importante que perciban nuestra empatía para tratar de comprender su comportamiento o sus emociones. En ese sentido, es recomendable demostrar nuestras propias emociones, explicando qué desencadena cada una de ellas.

Tomemos en cuenta también que los niños aprenden fundamentalmente con el ejemplo, por lo que debemos cuidar la congruencia entre nuestros actos y los límites que les marquemos. El ejemplo tiene mucho más peso que las palabras. De esta forma, asumen las consecuencias como parte de una vivencia y no como una serie de reglas impuestas de manera arbitraria.

Poner en práctica la comunicación asertiva y nuestra capacidad de escucharlos fortalecerá su confianza en ellos mismos y en nosotros como padres. Sin lugar a dudas será una de las formas más efectivas para demostrarles tu cariño y dejarles recuerdos de experiencias que enriquecerán su vida hacia un mejor futuro.

Categorias: PAPÁS POR PRIMERA VEZ

Etiquetas: ,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.