Cuida bien su cordón umbilical – Mamá por primera vez

Cuida bien su cordón umbilical

¿Te han dicho que lo fajes, lo laves con agua oxigenada y que hasta le pongas una moneda encima para que se forme? ¡No hagas caso! Estos mitos pueden provocar infecciones en el ombligo de tu bebé. Hay que mantenerlo seco y limpio.

Durante el embarazo, el bebé se nutre y oxigena a través del cordón umbilical, el nexo de unión entre la mamá y el bebé. ¿Sabías que el cordón está conectado a la placenta materna y tiene tres vasos sanguíneos, una vena y dos arterias?

Una vez que nace, éste se corta anunciando que el recién nacido se vuelve independiente para respirar y nutrirse. Suele ponerse una pinza o cinta para cerrarlo y evitar sangrados accidentales.

Al cabo de unos días, el cordón se seca y adquiere una apariencia como de papiro seco o contraído, que se desprende aproximadamente en una semana. El cordón debe caerse entre los días 7 y 21 de vida del bebé, generalmente entre la primera y segunda semana.

Ya que se cae, se espera ver un escaso sangrado que puede ser normal y que cede a los pocos días. La cicatriz que queda y va cerrando es el ombligo del bebé. La forma de la cicatriz umbilical suele variar mucho y no siempre al gusto de los padres.

Como el niño se nutre a través del cordón umbilical, es normal que quede un orificio a través del cual el cordón puede protruir (sobresalir hacia adelante) en los primeros días o meses; en la mayoría de los niños este orificio suele cerrase antes de los 6 meses de edad.

Qué sí con el cordón umbilical

  • Debe mantenerse limpio y seco antes de caerse.
  • Una forma sencilla es aplicar un desinfectante como alcohol o cloruro de benzalconio, pero mantenerlo ventilado, seco y limpio puede ser suficiente.
  • En la medida de lo posible, hay que evitar cubrirlo para que se ventile.

Qué no

  • No debe taparse con los tradicionales fajeros ni poner objetos en la cicatriz umbilical, ya que éstos pueden generar una infección y contribuyen poco a la forma o características del ombligo.
  • En la gran mayoría de los casos, no hay que hacer nada para que cierre por sí solo.
  • Al bañar al bebé, no es necesario usar jabón en el cordón, sólo agua y de ser posible no mojarlo. Puede protegerse con una bolsa de plástico o una gasa, evitando que se empape. Para secarlo sin frotar es muy útil un paño absorbente.
  • El baño de esponja es recomendable para el bebé en sus primeros días, con lo cual se evita que el cordón se moje.

Cuidados especiales

  • No es raro que notes un color café oscuro que corresponde a tejido muerto y costras que quedan, las cuales pueden desprenderse cuidadosamente con un paño o hisopo húmedo, frotando suavemente sobre la zona.
  • Es importante oler la zona del cordón umbilical; si se percibe un olor raro o desagradable, es posible que esté infectado. La piel roja alrededor del cordón es otro dato que puede sugerir infección.
  • Si notas una bolita de tejido que persiste en esta zona, avisa a tu médico ante la posibilidad de un granuloma del cordón umbilical (masa o bulto de color rosado o rojizo).
  • En muy raros casos, el ombligo puede tener una conexión anormal con la vejiga, a lo que llamamos persistencia del uraco. En este caso pequeñas cantidades de orina drenan a través del ombligo, lo cual requiere tratamiento médico y probablemente una cirugía.
Aceite de Baño Natural Sensation
Aceite de Baño Natural Sensation
Gel de Baño Natural Sensation
Gel de Baño Natural Sensation

 

Aceite para Masaje Natural Sensation
Aceite para Masaje Natural Sensation

Categorias: Cuidados del bebé

Etiquetas: ,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.