Dale un baño seguro y delicioso – Mamá por primera vez

Dale un baño seguro y delicioso

El primer baño casi siempre produce angustia porque el bebé parece muy frágil y pequeño para maniobrarlo en el agua. La buena noticia: tu instinto es más fuerte que tus miedos y muy pronto aprenderás a asearlo como toda una experta.

Bañarlo siempre es un momento muy especial, incluso si no te sientes preparada para ello. Entre sensaciones, chapoteos y un pato de hule, tu bebé crecerá, jugará y lo conocerás mejor a través de esta experiencia sensorial y relajante.

Poco a poco, el estrés por querer sujetarlo bien y que no llore al caerle agua en la cara se convertirá en un tiempo íntimo y mágico donde volverán a ser uno solo, mientras el resto del mundo permanece detrás de la puerta.

En los primeros meses, los baños no deben durar más de 10 o 15 minutos para que el agua no se enfríe demasiado, su piel no se reseque y no se quede dormido, de modo que ya no puedas darle su toma de leche antes de dormir. Recuerda que el baño ayuda a relajarlo para favorecer el sueño.

Pero ya verás que, conforme pase el tiempo, no querrá salirse del agua, jugará con ella y sí, terminarás riendo con él como una niña. ¡Salpicar agua es parte de la diversión! Involucra a su papá para que todos jueguen juntos.

¡Al agua, bebé y patos!

  1. Prepara el agua de la tina a 36 o 37º C que es la temperatura ambiente. Puedes utilizar un termómetro para bañera a fin de comprobarla.
  2. Mételo a la tina lentamente, hablando con él o ella para tranquilizarlo.
  3. Sostenlo de la axila con una mano y apoya su cabeza con tu antebrazo.
  4. La otra mano debe estar debajo de su espalda o tronco.
  5. Una vez que entre al agua, acuéstalo al fondo de la bañera con la cabeza fuera. Puedes colocar un tapete antiderrapante dentro de la tina para bañarlo recostado o sentado (no lo sientes antes de los 5 meses de edad porque su columna vertebral todavía no está lista para esta posición y podría dolerle).
  6. La mano que sostenía su espalda o tronco ahora lo limpiará. Usa jabón y shampoo que realmente cuiden la delicada piel del bebé, que se enjuaguen fácilmente y no irriten sus ojos.
  7. Pasa la esponja suavemente por su piel sin frotarla o tallarla. En los primeros días, basta que lo laves con tu mano.
  8. Limpia cuidadosamente los pliegues de su piel, donde los residuos acumulados pueden provocar irritaciones (como su cuello, axila o incluso detrás de sus rodillas)
  9. Mantén todo lo que puedas necesitar a tu alcance para que jamás lo dejes solo en la tina, ya que podría sumergirse por completo. Incluso si suena el teléfono o alguien llama a la puerta, no dejes de estar alerta para cuidar su seguridad.
  10. Sécalo con una toalla suave sin frotarlo y ponle una crema corporal que mantenga el nivel adecuado de hidratación para su edad. Dale un masaje relajante con la crema o un aceite especial para masaje.

En los primeros días, no laves el área del ombligo para no interferir en la cicatrización del cordón umbilical. Es suficiente con el agua y el jabón que le caen indirectamente evitando que proliferen bacterias.

Te recomendamos usar una bañera que también sea cambiador, como la Bañera Cuddle & Bubble Comfort de Chicco, que puede ajustarse a tres alturas y es plegable para guardarse en cualquier lugar, compacta y fácil de transportar, gracias a sus prácticas ruedas. Incluye distintos accesorios: organizador, recipiente con aireación para esponja o juguetes mojados y bandeja con porta-objetos extraíble. Chécala en este video

Baño de esponja

Si hace mucho frío, puedes darle un baño de esponja para no desvestirlo por completo ni durante mucho tiempo:

  • Ponlo desnudo sobre una superficie plana cubierta con una toalla.
  • Cúbrelo con otra toalla y, por debajo de ésta, ve metiendo una esponja humedecida en agua tibia y enjabonada para limpiar todo su cuerpo.
  • Enjuaga la esponja en agua limpia para retirarle el jabón por completo.

Descubre una nueva forma de bañarlo ¡en el lavabo!

¿Cuándo bañarlo en regadera?

Esto es decisión de los papás y no hay una regla, pero se recomienda meterlo por primera vez a los 6 meses de edad, siempre cargándolo, o cuando ya pueda pararse sin apoyo y con mucha estabilidad (alrededor de los 16 meses), aunque nunca debe quedarse solo.

Ponle una playera o body para poder sostenerlo con mayor facilidad cuando lo cargues bajo la ducha. Asegúrate de que el chorro no tenga tanta intensidad que pueda asustarlo o lastimarlo.

Shampoo Natural Sensation
Shampoo Natural Sensation
Aceite de Baño Natural Sensation
Aceite de Baño Natural Sensation
Baby Coccola tina para lavabo
Baby Coccola tina para lavabo

Categorias: Cuidados del bebé

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.