Una nueva forma de bañarlo - Mamá por primera vez

Una nueva forma de bañarlo

Los primeros baños de tu bebé podrían ser un poco estresantes, lo ves tan frágil y sobre todo tan pequeño, pero verás que poco a poco se convertirán en un ritual muy placentero que ambos disfrutarán al máximo. A las pocas semanas ya serás una experta y conforme vaya creciendo tu bebé, estos momentos tan íntimos se volverán mágicos e inolvidables, aprovéchalos para conectar con tu bebé, déjate llevar por tu instinto de mamá y exprésale ¡cuánto lo amas!

Toma nota de estos consejos y disfruta al máximo la hora del baño:

Posiciones: Desde recién nacido y hasta los 6 meses de edad aproximadamente, tu bebé debe estar recostado (posición horizontal), su columna vertebral aún no está lista para que se siente, y su cabecita debe estar siempre fuera del agua. Una vez que cumpla los 6 meses y/o que ya puede sostenerse por sí mismo, puedes sentarlo.

Preparación: Mantén todo lo que puedas necesitar a tu alcance, es muy importante no dejarlo solo ni un momento y también es aconsejable evitar las corrientes de aire, así que ten todo a la mano: una toalla muy suave, productos de higiene dermatológicamente probados: jabón y shampoo especiales para recién nacido, que cuiden su delicada piel y que no irriten sus ojitos.

El baño: Platica con él, dile lo que estás haciendo de una manera muy suave y lenta, no realices movimientos bruscos ¡se puede asustar!

  • Siempre prueba la temperatura del agua antes de introducir a tu bebé, evita calentar el agua estando ya tu bebé sumergido, por eso es muy recomendable los primeros meses que el baño no dure más de 10 o 15 minutos, para evitar que el agua se enfríe demasiado y su piel no se reseque o se quede dormido, de modo que ya no puedas darle su toma de leche antes de dormir. Recuerda que el baño ayuda a relajarlo para favorecer el sueño.
  • Los primeros días y durante los primeros 2 meses, es suficiente que lo bañes con tu mano y conforme vaya creciendo, uses una esponja muy suave sin frotar ni tallar su delicada piel, mismo caso al momento de secarlo.
  • Limpia cuidadosamente los pliegues de su piel, donde los residuos acumulados pueden provocar irritaciones (como su cuello, axila, piernitas o brazos). De igual manera, en los primeros días, no laves el área del ombligo para no interferir en la cicatrización del cordón umbilical. Es suficiente con el agua y el jabón que le caen indirectamente evitando que proliferen las bacterias.
  • Sécalo con una toalla suave sin frotarlo y ponle una crema o aceite corporal que mantenga el nivel adecuado de hidratación para su edad.

Horario: Es muy común que escuches que lo ideal es fijar un horario y de preferencia por las noches. La realidad es que esto de pende de ti y de tus actividades cotidianas, además de algunas variables, por ejemplo, si trabajas o no, la temporada del año e inclusive el clima de la ciudad donde vives, hay lugares con clima muy extremo de frío o calor excesivo. Lo que sí es importante y debes tomar en cuenta es que una vez que bañes a tu bebé, se sentirá muy relajado y listo para dormir, ya sea la siesta o por la noche, lo ideal es no sacarlo de casa después del baño.

Baño de esponja: Si hace mucho frío, puedes darle un baño de esponja para no desvestirlo por completo ni durante mucho tiempo, ponlo desnudo sobre una superficie plana cubierta con una toalla, cúbrelo con otra toalla y, por debajo de ésta, ve metiendo una esponja humedecida en agua tibia y enjabonada para limpiar todo su cuerpo y posteriormente, enjuaga la esponja en agua limpia para retirarle el jabón por completo.

Bañera: Existen muchas en el mercado, de diferentes precios y tamaños, la ideal es con la que tú te sientas cómoda y no te canses, que sea práctica y se ajuste a tus necesidades. Hoy en día existen bañeras muy modernas, cómodas y que se adaptan al crecimiento de tu bebé sin que tengas que agacharte.

Disfruta al máximo esta etapa, te darás cuenta que ‘la hora del baño’ se convertirá en un ritual muy íntimo, emotivo y que recordarás por el resto de tu vida. ¡Felicidades!

Osservatorio Chicco te recomienda una solución para hacer del baño un momento de placer, más fácil y confortable, la nueva bañera Bubble Nest que se adapta al crecimiento de tu bebé desde que nace hasta el año de edad, ¡sin que tengas que agacharte!

Con Bubble Nest, tu bebé estará a tu altura, por lo que no tendrás que agacharte. La puedes utilizar dentro de la regadera, sobre las patas, y dentro de la bañera, quitando las patas. Se adapta al crecimiento de tu bebé desde que nace hasta los 12 meses de edad, gracias a sus 2 configuraciones: acostado y luego sentado. Basta con girar el asiento para pasar de una configuración a la otra, cuando tiene las patas. Su medida (70 x 70 cm) es ideal para cualquier regadera.

Conoce más: https://bit.ly/2V9s9oT

Categorias: Cuidados del bebé

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.