Dolor de parto: ¡tú puedes reducirlo! – Mamá por primera vez

Dolor de parto: ¡tú puedes reducirlo!

Si parir fuera tan difícil, ¡no seríamos tantos! Confía en tu cuerpo y recuerda que, a mayor temor, mayor dolor.

Seguro has escuchado, desde tu infancia, que el peor dolor humano es el de parto. “Parirás con dolor”, “¿Cuándo te alivias?” y otras frases populares señalan al parto como crisis, enfermedad, problema y momento insoportable para una mujer. De muchas maneras, nos han condicionado y programado a temerle al parto y a esperar un dolor inevitable.

Estos mitos son capaces de influir en el aumento de la intensidad de las sensaciones que el cerebro interpretará como dolor, empezando por causar ansiedad ante lo desconocido. Mira lo que ocurre en el cuerpo:

  • El miedo, la angustia y el estrés pueden provocar un aumento de la adrenalina, una poderosa hormona y neurotransmisor que origina contracción y tensión muscular (lo contrario a la relajación), además de dolor en todo el cuerpo.
  • Entre más relajada se encuentre una mujer embarazada, menor adrenalina producirá y por lo tanto permitirá que fluya la oxitocina, hormona que estimula la contracción uterina para facilitar la labor de parto y la expulsión del bebé, ayuda a la secreción de leche en la glándula mamaria y a sentirte conectada con tu hijo (por eso le llaman “la hormona del amor”).
  • ¿Cuánto duele el parto? Cada mujer va a tener distintas sensaciones, lo cual dependerá de cómo sea planteada mentalmente su experiencia para que de esa manera sea “leída” por su cerebro.
  • En pocas palabras, si el miedo puede ser eliminado o reducido, el dolor podrá bajar.

 

La información se siente y aminora el miedo

Una buena noticia: los datos fidedignos y libres de mitos pueden modificar el umbral del dolor de la mujer que va a parir un bebé. Al saber qué sucederá y al contar con las herramientas y el apoyo positivo para enfrentar el trabajo de parto, logrará reducir el temor y, por lo tanto, las molestias en esos momentos.

Por ello es muy recomendable que recibas un entrenamiento psicoprofiláctico profesional durante tu embarazo, con el cual aprenderás los patrones de relajación y respiración lenta y consciente, que ayudan a aumentar el glucógeno (glucosa y oxígeno, combustible de nuestro cuerpo) y a disminuir el estrés durante las contracciones uterinas.

 

Tan importante es la parte mental y emocional del entrenamiento que checa el significado de la palabra “psicoprofiláctico”: viene de “psique”, mente, y “profilaxis”, prevención.

 

Así, por medio de la palabra, la conciencia y diversos ejercicios, se resuelven dudas, se disuelven mitos y se prepara al cuerpo para el gran evento o “maratón” que requiere condición física, mental y emocional, además de una guía o “coach” que es la educadora perinatal.

Ejercitando la relajación con respiración y visualización, es posible vivir un embarazo más sano y enfrentar el parto con alegría y valentía. Por ejemplo, un curso psicoprofiláctico permite que la mujer defina el momento de ingresar al hospital con calma y que se sienta lista para el gran momento, sabiendo cómo empujar a su bebé al mundo, brindarle un nacimiento amable y crear para ambos una experiencia digna de recordar.

Categorias: Embarazo pleno

Etiquetas: ,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.