5 estrategias para papás que trabajan - Mamá por primera vez

5 estrategias para papás que trabajan

¿Cómo crear un escenario armónico y organizado donde mamá y papá participen en la crianza y educación de los niños, si ambos laboran fuera de casa?

Ser padres trabajadores conlleva una serie de responsabilidades y retos que, bien logrados, pueden permitir a los dos miembros de una pareja compartir tareas relacionadas con la educación y crianza de los niños, e incluso tomar conciencia sobre otros aspectos necesarios para el óptimo desarrollo de la familia.

Cuando en el interior del hogar los dos padres trabajan, combinar las responsabilidades profesionales con las de la casa puede acarrear nuevos desafíos, por lo que es necesario plantear estrategias en la organización de tiempos y asignación de tareas para dar lo mejor de sí en el rol de ser papás.

En la medida en que alcancemos a organizarnos, construiremos un espacio con mayor armonía, es decir, un escenario idóneo para el desarrollo de nuestros niños donde mamá y papá participen activamente en experiencias y convivencia, pues tanto ella como él tienen mucho que aportar a la formación de sus hijos.

Claridad y trabajo en equipo

Los niños serán los más beneficiados de un ambiente tranquilo en casa, con soluciones propositivas ante los conflictos del día a día, y del involucramiento de ambos padres en su educación y crianza. A continuación damos algunas estrategias que podrían llevar a una mejor organización entre papás trabajadores:

  1. Definir tareas de forma equitativa, tomando en cuenta las habilidades e intereses de cada uno, así como la edad de los niños. Contribuir en los deberes del hogar para luego disfrutar de momentos juntos permitirá que los pequeños reciban un mensaje de colaboración y cooperación que, además de darles sentido de identidad por sentirse parte de un equipo, les ayudará a ser conscientes de que en cualquier grupo social existen acuerdos a cumplir para convivir de mejor manera.
  1. Asumir roles con convicción, compromiso y lealtad. Al mantener una sana convivencia se contribuye a la comunicación y las relaciones son de respeto entre adultos, transmitiéndolo a los niños. Como papás debemos estar conscientes de que la crianza es un trabajo en equipo y no es una obligación, sino una responsabilidad que contribuye a formar seres humanos íntegros para lograr una mejor sociedad.
  1. Tener claro que cada uno de los papás necesita tiempo para sí mismo. Es muy importante ser empáticos con los intereses de cada uno, a fin de brindar los espacios necesarios para el desarrollo de dichas actividades que son indispensables en función del bienestar como individuos.
  1. Asignar y dedicar tiempo para la convivencia en pareja. Cuando se tienen niños en un hogar donde ambos papás trabajan, el ajetreo del día a día puede llegar a restringir las oportunidades para la convivencia en pareja. Por ello, es necesario procurar espacios para disfrutar de ratos juntos y reforzar lazos que podrían olvidarse con la rutina cotidiana.
  1. Echar mano de las redes de apoyo. Contar con algunos familiares en quienes sea posible respaldarse para el cuidado de los niños (en caso de que, por alguna circunstancia, ninguno de los papás pueda hacer esa labor) es importante para la tranquilidad de la familia, siempre y cuando no se olvide que la educación es responsabilidad directa de los papás.

Categorias: PAPÁS POR PRIMERA VEZ

Etiquetas: ,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.