6 tips para que papá lo haga sentir amado

6 tips para que papá lo haga sentir amado

Cuando estés con tu hijo, deja la tecnología a un lado, así como tus pendientes y preocupaciones. ¡Realmente convive con él!

¿Va a nacer tu hijo o ya eres papá? Seguramente está preocupado por ofrecerle lo mejor, desde llevarlo a la mejor escuela, comprarle los mejores juguetes y usar el mejor método de disciplina. Sin embargo, hay algo que va antes que todo esto y que es esencial para construir el bienestar emocional de tu hijo desde sus primeros años (y para toda su vida): la relación positiva que establezcas con él. Tú, su papá, eres su mejor juguete, su herramienta más importante; tu presencia en cuerpo y mente es lo que más necesita.

Su mamá ha cargado al bebé por nueve meses y probablemente hoy lo esté amamantando. En los primeros tres años de vida, ella y el bebé siguen siendo un nosotros (casi una misma persona) porque el apego es muy fuerte entre ellos, muy de contacto físico, necesidades y emociones. A ti, papá, te tocará construir la relación con él y aprender a interactuar de tal forma que esa relación vaya nutriendo la necesidad del niño de ser visto, ser atendido y ser querido.

Pero ¿de qué forma concreta puedes lograr todo esto? A continuación, te damos consejos que son sumamente sencillos para impactar de manera positiva en tu hijo y que te ayudarán a convertirte en el padre que siempre has querido ser:

  1. Realmente conecta y aléjate de las distracciones

Cuando estés con tu bebé deja la tecnología a un lado, así como tus pendientes y preocupaciones. ¡Realmente convive con él! Trata de leer en sus gestos y balbuceos qué te quiere decir; estar en sintonía con él es esencial para aprender a leer sus necesidades. Hazle caras chistosas, esconde tu cara y luego aparece, y busca su mirada todo el tiempo. Este contacto visual provocará que, en el cerebro del niño, se vayan creando conexiones neuronales relacionadas contigo, con el amor y con el significado de las relaciones interpersonales.

  1. Crea rutinas de vinculación

Participa constantemente en actividades cotidianas del niño como cambio de pañal, el baño o la hora de darle de comer, aunque sólo puedas una vez al día si trabajas fuera de casa. Aprovecha el momento como otra oportunidad de juego, miradas y conexión. Cántale, platícale, hazle cosquillas o dale un masaje con mucha calma y ternura.

  1. Haz contacto físico

Cuando salgan a pasear o de compras, trata de cargarlo y no sólo llevarlo en la carriola. Si lo pones cerca de tu pecho con ayuda de un fular, rebozo o cangurera, estarás transmitiéndole seguridad y tranquilidad, algo que también influye en su desarrollo físico y mental (un niño que es cargado duerme mejor, por ejemplo). Es básico que en la caminata o paseo te sientas tranquilo y regulado, ya que tu hijo aprende a regular sus propias emociones a través del ejemplo.

  1. Trata de llegar a tiempo para dormirlo

Es un gran regalo para cualquier niño establecer rituales de conexión con su papá. El tomarlo en tus brazos y cantarle antes de que duerma, mecerlo, platicarle o simplemente verlo a los ojos y sonreírle va a serle de gran apoyo para que se relaje y pueda descansar bien tras una productiva sesión de interacción contigo (y tú también te relajarás de un día complicado). 

  1. Diviértanse juntos

Al estar con tu bebé, busca que la pasen bien y fomenta pretextos para carcajear juntos, ya que los momentos agradables nos hacen liberar en el cuerpo “químicos de la felicidad” (neurotransmisores como las endorfinas o la serototina), las cuales son muy importantes para el desarrollo saludable del cerebro de tu hijo. Ponle música y baila con él, motívalo a mover su cuerpo y dale un rico masaje mientras suena música de fondo. Si tu bebé es muy tranquilo, busca música rítmica que a veces lo ponga en otro mood. Si tu es muy activo, selecciona música sinfónica o relajante que le ayude a regular su estado interno.

  1. Cárgalo cuando llore

Será una enorme tentación dárselo a su mamá cuando llore, pero cuando esté contigo no lo pases de inmediato a otros brazos. Tú tranquilízate, trata de leer sus necesidades y camina con él mientras lo cargas, de tal manera que vaya aprendiendo que no es sólo mamá quien le puede dar consuelo y atender sus necesidades. Cuando llore de noche, alterna los cuidados con ella para que el niño te tenga presente y sepa que puede recurrir a ti.

Siendo mamá un “nosotros” con tu bebé, habrá momentos en los que te sientas fuera de la jugada o excluido, pero está en ti que esto no suceda, así que intégrate de forma cotidiana en esta dinámica de ser parte esencial del desarrollo y bienestar emocional de tu bebé.


Tú, su papá, eres su mejor juguete, su herramienta más importante; tu presencia en cuerpo y mente es lo que más necesita.


Lety Valero

Pedagoga, Maestra en Educación Internacional, Instructora certificada en Disciplina Consciente y Fundadora de Educando en Conciencia. Brinda asesoría personalizada y a grupos de padres y maestros

letyenconciencia@gmail.com

Celular: 55 3018 3454

Categorias: PAPÁS POR PRIMERA VEZ

Etiquetas: ,,,,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.