Autoasiento: guía para elegirlo y usarlo bien - Mamá por primera vez

Autoasiento: guía para elegirlo y usarlo bien

A pesar de tantas campañas de información, todavía 8 de cada 10 niños menores de 4 años viajan sin autoasiento en un vehículo. Está en tus manos mantener a salvo a tu bebé en caso de un siniestro vial.

En México, las lesiones no intencionales, conocidas como accidentes, causan la muerte de miles de niños y niñas cada año. Situaciones como quemaduras, ahogamientos, atragantamientos, intoxicaciones y caídas pueden provocar la muerte o discapacidades permanentes.

Dentro de las lesiones no intencionales encontramos los accidentes en coche, uno de los principales problemas de salud púbica en nuestro país y en el mundo. Los siniestros viales son la primera causa de muerte en niños de 5 a 14 años. De acuerdo con datos oficiales de México:

Más de 1,000 niños mueren cada año mientras viajan como pasajeros en vehículos de motor.

  • Casi 80% de los niños menores de 4 años y más del 98% de 5 a 12 no usan autoasientos.
  • Se sabe que los niños que van asegurados correctamente tienen más probabilidades de sobrevivir en 3 de cada 4 accidentes mortales.

Ingenieros de todo el mundo trabajan para diseñar autoasientos infantiles que protejan la vida de millones de niños. Cuidemos la vida de los pasajeros más pequeños.

¿Para qué sirve el autoasiento?

Los cinturones de seguridad fueron diseñados para proteger a los adultos y su función es tanto mantener a los pasajeros dentro del vehículo, como distribuir la fuerza de un impacto en los huesos más duros del cuerpo.

Debido a que los niños también necesitan ser protegidos cuando van en el coche, se desarrollaron asientos especiales que permiten cuidarlos mejor. En caso de un siniestro, el autoasiento infantil:

  • Evita que el ocupante sea expulsado del vehículo.
  • Disminuye el riesgo de golpes, así como la gravedad de las lesiones.
  • Distribuye las fuerzas en las partes más fuertes del cuerpo.
  • Evita lesiones a otros pasajeros del auto.

¿Quiénes deben usarlo?

Desde recién nacidos, todos los niños y niñas siempre deben viajar en un autoasiento adecuado a sus características físicas (peso y talla) y maduración.

Para saber si un niño puede viajar únicamente con el cinturón de seguridad, primero tiene que superar los siguientes pasos:

  1. Sentarse con la espalda pegada al respaldo del vehículo.
  2. Llevar las rodillas dobladas en el borde del asiento.
  3. Tener el cinturón sobre los muslos, no sobre el abdomen.
  4. Sostener la cinta diagonal del cinturón entre el cuello y el hombro.
  5. Sentarse correctamente todo el camino.

La mayoría de los niños logran estos cinco puntos al medir 145 cm y tener 12 años. No porque creamos que un niño ya es lo suficientemente grande, es seguro que viaje sólo con el cinturón de seguridad.

Tampoco basta con que vaya sobre el asiento de atrás; necesita algo más para ir seguro. Recuerda que, por sus características físicas, los cinturones no van a proteger a los niños en caso de un siniestro.

5 tipos de autoasientos

Cada marca fabricante ofrece una gama de asientos con diferentes límites de talla y peso, así como especificaciones para su instalación. Sin embargo, podemos encontrar 5 grandes tipos:

  1. Infantiles: conocidos como portabebés, son los asientos para los más pequeños. Te sirven aproximadamente hasta los 10 kilos de peso del niño. Siempre se instalan viendo hacia atrás. Hay con o sin base y pueden ponerse en una carriola.
  1. Convertibles: como su nombre lo dice, pueden colocarse viendo hacia atrás o hacia adelante. Son ideales para mantener a los niños viendo hacia la parte trasera durante más tiempo. Una vez que alcance los límites de peso o talla viendo en esa posición, puedes instalarlo con la vista al frente.
  1. Combinables: se instalan únicamente viendo hacia adelante, primero utilizando los arneses y después como elevador. Es recomendable una edad mínima de 2 años para usarlo.
  1. Elevadores: funcionan en menores que son muy grandes para un autoasiento completo, pero aún no pueden utilizar el cinturón de seguridad. El niño debe tener mínimo 5 años y ser lo suficientemente maduro para mantener el cinturón de seguridad en su lugar y no moverlo.
  1. 3 en 1: son asientos diseñados para abarcar varias etapas y posiciones. Su objetivo es que compres un asiento pocas veces, ya que la mayoría de este tipo se pueden usar desde que el bebé nace.

3 requisitos de un buen autoasiento

Para que cumpla su función son necesarias tres cosas:

  1. Ser el indicado para las necesidades del pasajero y el vehículo.
  2. Estar bien instalado.
  3. Ajustar correctamente al niño.

Si alguna de estas tres cosas falla, el autoasiento no puede hacer su trabajo completo.

Asegúrate de que esté bien instalado

Ya sea viendo hacia adelante o hacia atrás, utiliza el cinturón de seguridad o el sistema de anclaje del asiento (Latch o Isofix) para mantenerlo en su lugar. Así evitarás que, en caso de un choque, se salga del arnés o se lastime con éste.

Revisa la altura de salida del arnés:

  • Revisa el manual para corroborar los límites de peso para el sistema Latch o Isofix. Una vez que el niño los sobrepase, cambia por el cinturón de seguridad al instalar el asiento. Nunca utilices los dos sistemas al mismo tiempo en el mismo asiento.
  • Guíate por las etiquetas del asiento y el manual para garantizar que estés utilizando la ruta correcta del cinturón o colocando los ganchos del anclaje en la posición adecuada.
  • Haz la prueba de la pulgada: una vez que lo hayas instalado, tómalo de la parte inferior pegada al respaldo e intenta moverlo. Verifica que no se mueva más de una pulgada (que equivale a 2.5 centímetros) hacia los lados o hacia adelante y hacia atrás. De esta manera sabrás que está bien puesto.
  • Una vez que hayas sentado al pequeño en el asiento y pasado sus brazos por los arneses (en caso de que el asiento cuente con broche de arnés), cierra el clip de seguridad. Recuerda que siempre debe ir colocado a la altura del pecho; de esta manera, en caso de un siniestro, los arneses se mantendrán en la posición correcta para evitar que se salga de su asiento.
  • También realiza la prueba del pellizco: el arnés debe ir lo suficientemente ajustado al cuerpo del pequeño para que funcione de forma correcta. Para saberlo, intenta pellizcarlo; si lo logras, aún puedes ajustarlo un poco más. Un mal ajuste es capaz de provocar que se salga de su autoasiento durante un impacto.

¿A qué inclinación ponerlo?

  • Todos los autoasientos para recién nacidos deben tener la inclinación correcta que les permita a los pequeños respirar bien.
  • Conforme el bebé crezca, podrá viajar más recto.
  • Para asegurar la inclinación correcta, estaciona tu vehículo en una superficie plana y sigue las instrucciones del asiento.
  • Hay algunos que piden que una burbuja ubicada a los costados se encuentre al centro del indicador y otros que determinan la inclinación correcta poniendo una línea marcada al costado del asiento (paralela al suelo).

¿Hasta cuándo debe de ir viendo hacia atrás?

La respuesta es el mayor tiempo posible, mínimo hasta los 2 años de edad y de preferencia hasta los 4 o 5 años. Viajar en esta dirección lo protegerá aún más porque:

  • Ayuda a que, en caso de un siniestro frontal (que son los más frecuentes), su columna no se doble hacia el frente, lo que podría ocasionar una lesión permanente.
  • Le brindará mayor protección a su cabeza, cuello y columna.

No te preocupes por sus piernas; ten por seguro que, aunque las lleve encogidas o dobladas, no estará incómodo. Nunca pongas un asiento viendo hacia atrás enfrente de una bolsa de aire y siempre instálalo en los asientos traseros.

¿Puedo aceptar un asiento usado?

No es recomendable, pero si te lo van prestar o regalar, encárgate de conocer su historia completa (de preferencia, que sea de alguien muy cercano a ti). Recuerda que los asientos también se hacen viejos, les pueden hacer falta partes o haber estado en un siniestro, lo cual provoca que ya no sean seguros. Todos los autoasientos deben reemplazarse después de un accidente.

Otro punto que debes considerar es la caducidad, ya que usarlos después de ésta no garantiza que proteja a un niño.

Los niños imitan a los adultos, así que sé un buen ejemplo y utiliza siempre el cinturón de seguridad.

Categorias: TÚ CON TU BEBÉ

Etiquetas: ,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.