Introducción de papillas (Ablactación)

Introducción de papillas (Ablactación)

La ablactación es el proceso mediante el cual se administran alimentos diferentes a la leche. El primer año de vida constituye una de las etapas de crecimiento más importantes de tu bebé.

 

Alrededor de los 6 meses de edad los nutrimentos de la leche no serán suficientes para cubrir los requerimientos que tu bebé necesita para crecer y desarrollarse sanamente.
La introducción de los primeros alimentos debe llevarse de manera lenta y paulatina y puede iniciarse a partir de los 4 a 6 meses de edad.

Cada bebé es diferente así como su desarrollo, solo tú sabrás cuándo y en qué momento comenzar a introducir sus papillas, aquí te damos algunos consejos:

• Tómalo con calma, es un proceso que toma tiempo pero a su vez es sencillo.
• Introduce un alimento a la vez y cada 3 días introduce un alimento nuevo o diferente.
• Opta por papillas caseras son fáciles de hacer y son más naturales.
• Empieza por sustituir tomas al día por comidas, tu pediatra te indicará cual es la mejor manera de hacerlo.
• No obligues a tu bebé a comerse algún alimento, si no le gusta, cámbialo y prueba otro día.
• Siéntalo en la mesa para fomentar un buen hábito.
• Cuida el tamaño de los alimentos para que tu bebé pueda masticarlos.
• Varía los alimentos para obtener diferentes nutrimentos.

Alimentos a introducir:

Frutas: es un buen comienzo para el paladar de tu bebé, frutas suaves como el plátano y algunas frutas hervidas como manzana, pera, durazno y guayaba, más adelante frutas un poco más pesadas como lo son el mamey y el mango entre otras. Comienza haciéndolas totalmente puré y poco a poco cambiando su textura a trituradas.

Verduras: de igual manera verduras cocidas en forma de puré: camote, calabaza, zanahoria, espinacas, papa, brócoli, etc, e ir eliminando gradualmente la textura de puré y poco a poco darlos triturados y cortaditos.

Carnes: de igual manera en forma de puré, licuadas y poco a poco en rebanaditas pequeñas, como el jamón de pavo o pollo y más adelante carnita de res.

Galletas, pan u bolillo: de preferencia panecitos que pueda agarrar con su manita, además estarás estimulando su sentido del tacto y agarre con pinza.

Leguminosas: frijoles, lentejas, habas, en forma de puré y poco a poco ofrecérselo picadito o entero.

Cereales: en el mercado hay diferentes tipos de cereales reforzados con hierro para lactantes.

Jugos: de preferencia naturales en un biberón y/o vasito entrenador dependiendo la edad de tu bebé.

Recuerda que la ablactación es una etapa de adaptación mediante la cual tu bebé obtendrá la mejor nutrición para crecer sano y fuerte.

Categorias: Bebé,Nutrición,TÚ CON TU BEBÉ

Etiquetas: ,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.