Favorece el habla de tu bebé con la lactancia materna

La lactancia materna ayuda a tu bebé a hablar mejor y más pronto

Increíble: la primera estimulación para el desarrollo del lenguaje es la lactancia materna.

Hemos escuchado infinidad de beneficios de la lactancia materna en la nutrición del bebé y en su salud emocional, favoreciendo el vínculo entre madre e hijo. Pero existe otro beneficio muy poco explorado y conocido: la relación entre la lactancia y el desarrollo del habla del niño.

Al momento de pronunciar una palabra, por más simple o compleja que sea, utilizamos de forma directa los órganos orofaciales, es decir, los labios, la lengua, el paladar y las mejillas. Estos mismos órganos intervienen en la succión y deglución que tu bebé practicará desde su nacimiento, ya que su anatomía y la coordinación de estos órganos son necesarias para la lactancia materna.

La posición de los órganos orofaciales del bebé es diferente a la de un niño mayor: casi toda la boca del recién nacido se encuentra ocupada por la lengua, pero gracias al proceso de succión, ésta se retrae repetidamente. Así, gradualmente, desarrolla la posición adecuada para que el bebé pueda articular los sonidos del habla más adelante.

Poco a poco, tu bebé crecerá y estará preparado para la salida de sus primeros dientes y la masticación. Al masticar se utiliza la mandíbula, la lengua, el paladar y los labios, y justo en esos momentos se desarrollan los movimientos finos necesarios para el habla.

Del mismo modo, la lactancia ayuda a que el bebé se acostumbre a la respiración nasal y con ello evite la aparición del Síndrome del Respirador Oral, el cual produce alteraciones fisiológicas que pueden afectar su desarrollo físico, al ser incapaz de respirar por la nariz.

¿No pudiste amamantar a tu bebé?

La lactancia artificial durante los primeros meses de vida no siempre ayuda a ejercitar de manera adecuada toda la musculatura del bebé, pues algunos biberones aún tienen un diseño muy diferente al del pezón de la madre, por lo que el esfuerzo que el bebé realiza para extraer la leche es mucho menor.

Sin embargo, si no puedes o no pudiste amamantar a tu bebé, debes tener en cuenta que para un desarrollo del habla intervienen diferentes factores biológicos, ambientales y emocionales, que juegan un papel muy importante. Por otro lado, puedes utilizar ejercicios para estimular el lenguaje de tu bebé desde edad temprana.

Categorias: TÚ CON TU BEBÉ

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.