Baby blues y depresión post-parto - Mamá por primera vez

Baby blues y depresión post-parto

Hoy en día, interpretamos la maternidad como un evento ligado con la felicidad, el crecimiento, la belleza, el corazón de la familia y un desarrollo pleno de la feminidad. Sin embargo podría llegar a ser una etapa de intenso estrés y desequilibrio emocional sobre todo si eres mamá por primera vez.

Baby blues

La melancolía de la maternidad o baby blues, como comúnmente se conoce, sucede entre el 50 y 70% de las mamás que acaban de tener bebé. Es un sentimiento de tristeza que llega entre las primeras horas después del parto, o el segundo o tercer día. Para detectar esto puedes experimentar cierto grado de insomnio, fatiga, algún estado ligero de ansiedad, cambios de humor y llanto frecuente, entre otros. Esto es normal hasta cierto punto y por lo general desaparece en un par de semanas, ¡no más!

Si bien la causa precisa no se conoce, se cree que se debe a una combinación de factores fisiológicos y psico-sociales. Los cambios hormonales, el apoyo, el desarrollo del parto, la situación familiar, el desgaste del cuidado del bebé, son algunos factores que pueden influir en la aparición de la melancolía maternal. Sin embargo, es auto limitado y por lo tanto no es necesario ningún tipo de tratamiento específico; requiere de mucho apoyo por parte de la pareja y/o familia y algo de paciencia; pasará pronto, no te preocupes.

 Depresión post-parto

La depresión post-parto es una enfermedad que ataca a más mujeres de las que se piensa. Entre el 8% y el 20% de mujeres que atraviesan por este periodo, sufren depresión post-parto. El problema es que no es detectada a tiempo o no le prestan atención.

La depresión posparto puede confundirse fácilmente con un baby blues, ya que los síntomas son muy similares,

El tener un bebé puede producir tanto alegría como agotamiento; este cansancio se va a ir acumulando, ya que el primer mes de vida de tu bebé es muy demandante y absorbente, de tal manera que es difícil que logres encontrar momentos para recuperarte. Durante las primeras semanas después de tener a tu bebé es posible que sientas fatiga y algo de dolor a medida que tu cuerpo se recupera; esto es normal, fisiológicamente es esperado que suceda.

Es en este punto en el que el agotamiento se junta con lo demandante de la maternidad y es común que te cuestiones si algo raro te sucede. Generalmente la culpa es uno de los principales factores: ‘¿Por qué no puedo amamantarlo? ¿Hay algo malo en mí? ¡Soy una mala madre! Deseaba tanto este bebé y ahora me siento así… Mi bebé es perfecto y yo no soy feliz’. Las mujeres que pasan por esto creen inmediatamente que son ‘malas madres’, ya que no están disfrutando su maternidad como se suponía que lo harían, como sus amigas lo hacen o como su propia madre les dijo que sería. Sus expectativas no se cumplieron y en la mayoría de los casos se lo atribuyen a ellas mismas.

La depresión posparto puede confundirse fácilmente con un baby blues, ya que los síntomas son muy similares, pero son mucho más intensos y duraderos. Estos no se quitarán solos y si no se trata a tiempo puede alargarse durante meses y en ocasiones años. Uno de los problemas para identificar este padecimiento es que no siempre aparece en las primeras semanas después del parto, algunas veces puede aparecer a los 6 meses de nacido el bebé y lo más común es que ya no lo relacionen con el periodo del posparto porque ya pasó mucho tiempo.

Aunque la depresión posparto puede presentarse en cualquier caso, hay factores que influyen o que aumentan el riesgo, aquí algunos síntomas para que puedas identificar el padecimiento:

  • Sentimientos negativos hacia el bebé
  • Falta de placer en todas o en la mayoría de las actividades
  • Disminución del apetito
  • Sentimiento de retraimiento, aislamiento social o desconexión
  • Sentimiento de inutilidad o culpa
  • Dificultad para dormir (aún durmiendo el bebé)
  • Dificultad para concentrarse o pensar

Como ya mencionamos, los sentimientos pueden ser parecidos a la melancolía maternal, sin embargo son mucho más fuertes y poco manejables.

En el caso de la depresión posparto es importante que sepas que no estás sola y que muchas mujeres lo hemos vivido. Lo primero será contactar con el proveedor de salud; pudiera ser tu educadora perinatal o tu doula si la tuviste en el parto, algún grupo de apoyo dedicado a este proceso, asesoría de terapeutas o psicólogos que sepan del tema o tu mismo ginecólogo(a). Entre más pronto será mejor, si tienes dudas consulta, infórmate y ¡pide ayuda!

Categorias: Baby Blues y Depresión postparto,TÚ CUANDO YA NACIÓ

Etiquetas: ,,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.