Haz tu plan de posparto

Haz tu plan de posparto

Así como hiciste un plan para tener un parto humanizado o una cesárea respetada, haz uno de posparto con tu pareja o la gente que te rodea.

Defínelo y compártelo, ya sea por escrito o en una charla con los involucrados:

  • Quién te ayudará (tu red de apoyo)
  • Nuevas rutinas y horarios.
  • Roles y deberes (tuyos y del papá del bebé).
  • Cómo involucrar a los amigos y familiares.
  • De qué manera vincular a los hermanos mayores del niño.
  • El cuidado de la casa durante los primeros días.

Hace muchos años, las mujeres criaban en tribu y esto facilitaba enormemente la maternidad y la crianza. Ahora las mujeres sentimos que somos superheroínas y que podemos hacer todo solas. Y resulta que sí podemos, pero a costa de un gran desgaste físico y emocional que, por supuesto, traerá consecuencias a mediano y largo plazo.

Busca espacios donde se reúnan otras mujeres en la misma etapa para platicar y compartir. Generalmente se tocan temas de crianza y se ayudan unas a otras en un círculo de mamás que resulta una gran red de apoyo.

De igual manera crea tu red familiar y de salud con especialistas en posparto: doulas, asesoras en lactancia materna, homeópatas, osteópatas, terapeutas de flores de Bach, etc. Todos serán de gran ayuda y te sostendrán. En la medida en que seas sostenida podrás no sólo sentirte mejor, sino aportar más a tu formación como madre y mujer.

Etiqueta para las visitas

Los primeros días de posparto son los más delicados y cansados. Tómalos con mucha calma y realmente dale a tu cuerpo el espacio para reposar y descansar. No dudes en pedir apoyo total en las cuestiones prácticas de tu casa, como la comida y la limpieza.

En estos primeros días no es recomendable que tengas muchas visitas a las que haya que atender y contarles una y otra vez cómo fue el parto. Es un momento en el que tú, tu pareja y tu bebé se están conociendo en un proceso de aprendizaje. Tú y tu pareja están pasando de ser una diada a ser una triada, por lo que respetar los tiempos de esta adaptación es vital para la formación del núcleo familiar.

Pide a tus familiares que sean prudentes con los tiempos, que siempre pregunten si pueden ir o no a visitarlos, y que entiendan que el hecho de que estén ahí es para ayudar y no para que los atiendan.

Las mexicanas tendemos a ser muy buenas anfitrionas y esto puede ser abrumador en esta etapa, así que aprende a pedir y recibir, y sobre todo a poner límites con la gente cercana que “come ansias” por conocer al nuevo bebé.

Sólo son unas semanas y ya habrá mucho tiempo para la socialización y presentación de tu hijo. Sin embargo, la etapa de reconocimiento entre ustedes no volverá. ¡Date el tiempo y la paciencia de vivirla!

¿Cómo obtener más pila y placer en el posparto?

Categorias: TÚ CUANDO YA NACIÓ

Etiquetas: ,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.