Prolonga la lactancia cuando regreses al trabajo - Mamá por primera vez

Prolonga la lactancia cuando regreses al trabajo

Puede parecer misión imposible, pero tu bebé no tiene por qué dejar de recibir el mejor alimento del mundo ahora que retomarás tu vida profesional y laboral como mamá.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda 6 meses de lactancia materna exclusiva y 2 años de lactancia extendida. Partiendo de esto, hay muchas mujeres que no tienen idea de cómo regresar al trabajo y desisten de la lactancia por falta de información o simplemente por no contar con el apoyo suficiente.

Si estás embarazada y tienes un tiempo límite de incapacidad por maternidad en tu trabajo, busca información y apoyo para que tu lactancia sea lo más natural y tranquila posible, una vez que ya estés laborando de nuevo en tu oficina.

Los primeros días después del nacimiento son importantísimos para que la lactancia se establezca bien. Pronto te darás cuenta de que cada día es diferente y que no podrás encontrar ni establecer rutinas estrictas.

La lactancia a libre demanda es así y está bien; deja que fluya sin restricciones ni expectativas de algún tipo con respecto a la maternidad, tu bebé o tu nueva familia. Poco a poco, todo irá tomando forma; el posparto se vive un día a la vez con mucha paciencia.

Un buen inicio en las primeras semanas

Desde que elijas el hospital en el que va a nacer, asegúrate de que sea un “lugar amigo” y que por lo menos te permitan el alojamiento conjunto y la lactancia materna exclusiva.

Si tú y tu bebé no son separados desde el momento en el que nace, todo el torrente hormonal se desencadena y permite que la lactancia inicie lo más pronto posible y de la manera más natural. Incluso si es una cesárea, pueden tener apego inmediato y permitir que inicie la lactancia en el quirófano, antes de que pases a recuperación. Tu pareja o la persona que te acompañe puede ir al cunero con tu bebé, mientras tú llegas al cuarto, e inmediatamente solicitar que inicie el alojamiento conjunto.

Una vez que estés piel con piel con tu bebé, tu cuerpo sabrá qué hacer. Deja que fluya el amor y el instinto; pégate al bebé lo más que puedas para que succione lo que quiera y, de esta manera, obtenga el calostro que ya tienes, diseñado para estos primeros tres días después del nacimiento. Poco a poco sentirás tus pechos más llenos y más turgentes, e incluso podrás empezar a ver gotas de leche, pero esto tarda un par de días, o sea, no pienses que no tienes alimento para tu bebé, ¡tienes lo que necesita!

Estas primeras semanas (seis como mínimo) no le des de comer a tu bebé con biberón, sólo directamente del pecho para que el agarre y la succión se den de manera natural sin nada que interfiera. Si por alguna razón específica no pudieras amamantar directamente del pecho, contacta a una asesora en lactancia para que te explique cómo alimentarlo sin utilizar chupones ni mamilas.

Pasado este periodo, puedes presentarle un biberón, dependiendo del tiempo que falte para que vuelvas al trabajo. Es importante que papá le dé el biberón o alguien que te ayude a cuidarlo. Aquí la clave es que no se lo des tú para que entienda que, cuando no estás, puede aceptar el alimento de un biberón, pero si estás, comerá directo del pecho. Todo esto es para evitar que se confunda y así puedas mantener tu ritmo de lactancia el tiempo que sea necesario.

Las primeras semanas en casa son de adaptación, especialmente al nuevo rol de madre que ahora tienes: tu bebé y tú se irán conociendo. No te preocupes por horarios ni por quehaceres del hogar; lo ideal es que tú descanses, comas, te hidrates bien y amamantes a libre demanda.

Tu banco de leche

Lo idóneo, si vas a regresar a trabajar con un horario de oficina, es tener un tiraleches o extractor eléctrico que es práctico y te facilita la extracción (recuerda que lo estarás haciendo varias veces al día). Checa marcas y costos para encontrar uno que se adapte a tus necesidades.

Comienza a extraerte leche máximo una o dos semanas antes de volver al trabajo, no requieres más. No es necesario que tengas leche congelada por mucho tiempo, ya que la leche materna está diseñada para la edad de tu bebé y cambia todos los días según su desarrollo, por lo que querrás darle la más reciente; una diferencia de una o dos semanas está muy bien.

En un principio, el momento ideal para extraerte leche es entre tomas. Aunque sea libre demanda, verás que más o menos sabrás los tiempos de alimentación de tu bebé pasado el primer mes. Claro que no siempre será igual, pero notarás cuando haga una gran toma o cuando haya comido poco; de esta forma será más fácil identificar el momento oportuno para extraer leche que, por lo general, será una hora después de que haya comido.

También puedes hacerlo en la madrugada, aunque sabemos que, si tu bebé está dormido, lo mejor es que tú también lo estés para que descanses. Ya que vuelvas a la oficina, es recomendable que te extraigas la leche cada tres horas aproximadamente y siempre que estés en casa que le des directo del pecho.

Sigue estos consejos para almacenarla y conservarla:

  • Vas a necesitar bolsitas de plástico para la leche materna. Si tu kit del extractor o tiraleches no las incluye, puedes comprarlas por separado o incluso utilizar bolsitas de cerrado hermético (tamaño sándwich).
  • Lo mejor es depositar 3 o 4 onzas por bolsita para que no se desperdicie porque, una vez descongelada, no podrás volver a usarla.
  • Un buen tip es que también tengas algunas bolsitas de sólo 1 onza por si acaso el bebé se quedara con un poco de hambre; de esta manera, no tendrás que descongelar otra completa que seguramente no se terminará en esa misma toma y tendrías que desechar.
  • Una vez que te extraigas la leche, marca la bolsita con el día y la hora de extracción. Las tomas de leche que te saques en 24 horas puedes juntarlas cuando estén a la misma temperatura, es decir, si te sacas 2 onzas por la mañana y 2 por la noche, júntalas en una misma bolsita cuando ambas estén a temperatura del refrigerador. Ya que hayas hecho esto, podrás guardarla toda en el congelador.
  • Para descongelar, lo ideal es prever el día anterior y pasar las bolsitas al refrigerador para entibiar su contenido a baño María cuando vayas a utilizarlo.
  • Recuerda que la leche descongelada y entibiada no podrá volver a usarse.

¿Cuánto dura la leche extraída?

A temperatura ambiente 8 horas máximo

En el refrigerador

2 días
En el congelador

4 a 6 meses


¿Y en la oficina cómo le hago?

Por ley, todos los lugares de trabajo deben tener un espacio que funcione como lactario. No te extraigas la leche en el baño, sino en un lugar específico con condiciones óptimas de higiene y comodidad:

  • Te vas a sacar leche cada vez que a tu bebé le toque comer (aproximadamente cada 3 horas) para que así mantengas una buena producción de leche.
  • Muchos de los extractores de leche vienen con un kit para la conservación y transportación; si no, sólo lleva una mini hielera con compresas congeladas, a fin de que puedas transportarla. Qué mejor si hay un refrigerador en el espacio de trabajo.
  • Recuerda que el estrés también puede provocar que tu producción se vea comprometida, por lo que una buena organización que te dé seguridad puede ayudarte a producir lo adecuado.

El apoyo que necesitas

Existen tés que pueden ayudar a tener más leche y también cápsulas de hierbas naturales. Acércate a una asesora en lactancia si en algún momento sientes que la requieres para resolver tus dudas y sentirte más segura.

El consumo de agua es sumamente importante y te darás cuenta de que tu sed incrementará en esta etapa. Trata de consumir unos 2 litros de agua natural y un litro de otros líquidos como té (sin cafeína), agua de sabor, agua de coco y sueros naturales. El café y él té con cafeína no cuentan porque podrían contribuir a que te deshidrates y además pueden sobreestimular al bebé a través de tu leche.

El apoyo de tu familia y tu entorno será crucial para este maravilloso viaje que es la maternidad, la crianza y la lactancia. Rodéate de gente que tenga la misma filosofía y estilo de crianza para que, de esta manera, te sientas acompañada sin juicios.

Disfruta mucho esta etapa y descubre que puedes combinar todos los aspectos de tu vida como mujer, madre y profesionista.

Categorias: TÚ CUANDO YA NACIÓ

Etiquetas: ,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.