Evítate los malestares digestivos en el embarazo – Mamá por primera vez

Evítate los malestares digestivos en el embarazo

En esta etapa de ilusiones y emociones fuertes, lo último que quieres es lidiar con náuseas, vómitos, agruras y estreñimiento. La buena noticia: ¡sí pueden prevenirse!

Un bebé está formándose en tu cuerpo y eso implica ajustes muy notables, como cambios hormonales (aumento de la progesterona como nunca antes), fisiológicos y metabólicos para protegerte a ti y a tu pequeño.

Centímetro a centímetro, todo se está moviendo por dentro para hacerle espacio a tu pequeño. Por ejemplo, tu útero en crecimiento está ejerciendo presión sobre tus órganos. Sin los cuidados adecuados, estos cambios pueden traer malestares gástricos y digestivos muy incómodos. Veamos cada caso y de qué manera puedes contrarrestarlos para que te sientas mejor y disfrutes mucho tu embarazo.

Reflujo, acidez e indigestión

La revolución hormonal de estos meses influye en que el esfínter que se encuentra entre el estómago y el esófago se relaje, y entonces la comida pueda regresarse hacia la garganta (con todo y jugos gástricos), sobre todo al agacharte o acostarte, lo que da una sensación de acidez, mejor conocida como agruras.

Por si no fuera suficiente, tu útero crece, va oprimiendo al estómago hacia arriba y éste se vacía más lentamente, lo cual puede ocasionar gastritis. Por eso:

  • Aléjate de los alimentos grasosos e irritantes que tanto nos gustan, pues hacen más difícil la digestión: opciones muy ácidas, salsas (incluida la de tomate), refrescos, café y chocolate en exceso.
  • Haz comidas pequeñas durante el día, en lugar de tres muy abundantes.
  • No vayas a la cama inmediatamente después de comer, ya que la posición horizontal puede hacer que el alimento se regrese más fácilmente; espera al menos dos horas.
  • Procura no usar ropa muy ajustada que oprima tu estómago.


Náuseas y vómito

Sí, una vez más los cambios hormonales tienen la culpa −especialmente en el primer trimestre en donde la placenta se está formando−, aunque también los bajos niveles de azúcar en tu sangre durante las primeras semanas. Tanto así que 3 o 4 de cada 10 embarazadas sienten náuseas y presentan vómitos en este trimestre.

Tranquila: esto pasará en cuanto llegues al segundo trimestre y no afecta al bebé, a menos que pierdas mucho peso por el vómito constante (consulta a tu ginecólogo). Para combatir los mareos, nos basamos en los testimonios de muchas embarazadas, a quienes les ha funcionado lo siguiente:

  • Toma agua cada hora, de preferencia fría cuando tengas sensación de asco o náuseas.
  • Antes de levantarte de la cama por la mañana, come algún refrigerio como una galleta salada (súper recomendable) o una manzana.
  • Toma té de jengibre o añade esta planta a tu comida (por ejemplo, en una crema de espinaca).
  • Mantente alejada de los olores muy acentuados como el cigarro, la menta, los perfumes fuertes y los alimentos grasosos.

Estreñimiento

El bebé cada vez más grande presionando el colon (la última parte del intestino grueso), los altos niveles hormonales que relajan los músculos intestinales y reducen su funcionamiento, más reposo que antes y una dieta baja en agua y fibra son factores que pueden provocar problemas para evacuar al menos una o dos veces al día, algo muy común en la recta final del embarazo. ¿Cómo controlarlo?

  • Aumenta la cantidad de agua que tomas diariamente (mínimo 8 o 10 vasos). Recuerda que estás produciendo más sangre y tu cuerpo necesita más agua para ello.
  • Camina un poco cada hora y haz una caminata de media hora al día, con zapatos bajos y cómodos.
  • No pueden faltar en tu alimentación las frutas, los cereales integrales, los vegetales de hoja verde y los jugos de frutas (ponle atención a la ciruela).

Visita cada mes a tu médico para que revise tu estado de salud y te ayude en caso de que los malestares digestivos sean mayores o tengas diarrea (síntoma de infección).

Categorias: TU EMBARAZO

Etiquetas: ,,,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.