No a las dietas en el embarazo

No a las dietas en el embarazo

Recuerda que ¡no estás comiendo por dos! Descubre cómo puedes comer de manera equilibrada y saludable en esta etapa, sin dejar de cumplir tus antojos.

Para cuidar tu peso en estos meses, hay dos factores clave: ejercicio y alimentación. Mientras esperas a tu bebé, hay que olvidarse de la palabra “dieta” y enfocarse en comer bien. Aquí no se trata de limitar lo que comes, ya que el bajo peso también puede ser peligroso para el bebé, sino de aprender a elegir los alimentos.

Los nutrientes que tu bebé recibe llegan exclusivamente de lo que tú comes. Esta es la razón principal para que pienses en comer de manera sana. Si te aseguras de llevar una alimentación saludable y balanceada, tu bebé estará nutriéndose adecuadamente, lo cual es básico para su desarrollo y crecimiento en el útero.

No a las dietas en el embarazo

En promedio, una mujer sana sólo necesita 300 calorías extra al día para cubrir las necesidades del embarazo y nos referimos a calorías sanas, pues la fuente de éstas es clave. ¿Crees que tienes que bajar de peso? Primero habla con tu médico porque solamente él puede sugerirte que hagas cambios en tu peso durante esta etapa.

Sigue estos consejos para cuidar tu alimentación y tu peso en el embarazo:

  • Haz 3 comidas al día y 2 colaciones extra (a mediodía y a media tarde, por ejemplo, comiendo una fruta como refrigerio).
  • Disminuye la cantidad de grasas saturadas y, a cambio, procura comer grasas sanas. ¿Cómo? Reduce el consumo de carnes rojas a sólo un par de veces por semana y enfócate más en carnes magras a la plancha o al vapor (pollo, ternera, pechuga de pavo, pescado blanco).
  • Evita los refrescos y alimentos con alto contenido de azúcares porque sólo aportan calorías sin algún otro tipo de nutriente.
  • No tienes que dejar de comer rico y dulce para cumplir tus antojos, siempre y cuando cuides su calidad y aporte nutrimental. Como opción puedes utilizar los edulcorantes que no aportan calorías, como la sucralosa.

Sólo necesitas 300 calorías extra al día para cubrir las necesidades nutrimentales del embarazo.

Sí al ejercicio en el embarazo

Otra de las “leyendas urbanas” es que una mujer embarazada debe moverse poco, pero la realidad es que hacer ejercicio en esta etapa es muy recomendable para mantenerte flexible, oxigenar tu cuerpo y quemar las calorías que no necesitas. ¿Cuál ejercicio? El que más te guste y tu médico apruebe.

En general hay que evitar deportes de contacto, agresivos o de riesgo, como alpinismo o taekwondo. Son permitidos los deportes cardiovasculares como natación, caminata o bicicleta, no sin antes consultar a tu ginecólogo.

Conforme tu cuerpo vaya modificándose, también lo hará tu flexibilidad y la facilidad de realizar ciertos movimientos. El yoga para embarazadas es una opción que ayuda a fortalecer los músculos y los ligamentos como preparación rumbo al parto. Además, tu tenacidad en el ejercicio se verá reflejada positivamente en el momento del parto o la cesárea, y en la recuperación posparto.

Disfruta tu embarazo, cuídate a ti y a tu bebé, y si te preocupa el peso después de su nacimiento, recuerda que en el parto perderás de inmediato casi 5 kilos entre líquido amniótico, placenta y bebé.

¿Cuántos kilos puedes subir, según lo que pesabas antes del embarazo?

 

 

Categorias: Peso y nutrición,TU EMBARAZO

Etiquetas: ,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.