3 actitudes para controlar un berrinche – Mamá por primera vez

3 actitudes para controlar un berrinche

Por Lety Valero

Acompaña a tu hijo en su peor momento de enojo y descontrol, aplicando estas actitudes que lo ayudarán a calmarse.

Los berrinches son expresiones desmedidas de enojo que los niños viven y que también ocurren en los adultos. Suelen ser producto de haber perdido el control de una situación, ya que ésta no está caminando como se quisiera.

Estos episodios de llanto, gritos u ofensas son más comunes en niños de 2 a 4 años, ya que en esta etapa van desarrollando por primera vez autonomía e independencia, pero todavía necesitan aprender a lidiar con la frustración que sienten cuando las cosas no llegan justo en el momento que ellos quieren. ¿Cómo ayudar a tu hijo en su peor momento?

Primero que nada, reflexiona lo siguiente:

  • ¿Cómo actúas cuando tu hijo no está vestido, no ha desayunado y ya es hora de irse a la escuela?
  • ¿Cuál es tu manera de reaccionar cuando hay tráfico, vas tarde a trabajar y se te meten los coches en el tráfico?
  • ¿Respiras, te tranquilizas y respondes a la situación con calma?
  • Para ayudar a un niño a manejarse en momentos difíciles, debemos empezar por modelar la conducta que esperamos que los niños demuestren en momentos difíciles.

Los berrinches son una excelente oportunidad para ayudar a tu pequeño a practicar la autorregulación. La manera en que nosotros respondamos en estos momentos le dará habilidades específicas para que aprenda a manejarse en momentos donde se siente rebasado por la situación.

Por el contrario, si decidimos ignorarlo, estos berrinches evolucionarán con la edad. Si decidimos evitarlos dándole al niño lo que pide, aprenderá que, para obtener lo que quiere, ¡tiene que hacer un berrinche!

Enfrenta la situación y acompaña a tu hijo en su peor momento. Ignorarlo sólo empeorará las cosas, sobre todo a futuro.

3 actitudes para ayudarlo en su peor momento:

  1. Mantente tranquila

Cuando el berrinche ya esté en acción, tranquilízate tú y ofrece paz a la situación, ya que tu estado emocional ayuda a regular el estado emocional del niño. Esto es muy importante y debes estar consciente de la necesidad de hacerlo.

  1. Conviértete en su espejo

Describe lo que ves para brindar conciencia al niño. “Tu cara se ve así, tus manos están así”. Esto despertará curiosidad en el niño. Cuando te vea, respira transmitiendo tu calma en el niño.

  1. Ofrece empatía

Nombra el sentimiento que pueda estar sintiendo y empatiza con él, por ejemplo: “Te ves muy enojado; sé que es difícil cuando quieres un juguete y no te lo compro”, “Tú querías muchísimo seguir jugando y no va a ser posible; es difícil, pero tú puedes con esto”.

Las palabras que uses en sus momentos de ira y frustración serán el lenguaje interno que tu hijo usará en su cabeza para regularse el resto de su vida. De ahí la importancia de mantenerte tranquila y ayudarlo a controlarse.

Tú eres su ejemplo y su guía: ayúdalo y acompáñalo en momentos difíciles, no sólo cuando tenga logros y esté de buenas.

Categorias: TU NUEVA VIDA

Etiquetas: ,,,,,

Deja una respuesta

Your email address will not be published.